Adicciones y Tratamientos

Info Drogas

SUSTANCIAS ESTIMULANTES

COCAÍNA

La cocaína es una sustancia ilegal y su uso no tiene ninguna finalidad médica. Es un alcaloide contenido en las hojas del arbusto «Erythroxylon coca» siendo químicamente un derivado de la latropina. Es un estimulante cerebral extremadamente potente, de efectos similares a las anfetaminas. Además, es un enérgico vasoconstrictor y anestésico local, siendo absorbido por las mucosas nasales cuando se la aspira, se metaboliza en el hígado y se elimina por la orina. Inicialmente se utilizó como anestésico local y como parte de un tónico estimulante (Vino Mariani), pero al evidenciarse su efecto adictivo se consideró como droga ilegal desde principios del siglo XX. Se aisló químicamente en Alemania en 1857 obteniendo el Clorhidrato de Cocaína de alto poder adictivo.

Es altamente adictiva físicamente ya que el organismo no presenta síntomas de saturación (como en el alcohol o la nicotina). El adicto, si tiene acceso a ella, puede suministrarse dosis constantemente provocando la muerte por agotamiento, ataque al corazón o bien derrame cerebral.

Su potencial adictivo en promedio es "Alto" y su consumo puede ser: Inhalada (Clorhidrato de cocaína, polvo blanco); Fumada (base libre, CRACK); o bien por inyección intravenosa, siendo estas dos últimas las formas de consumo más adictivas.

Produce un alto grado de tolerancia y desarrolla una intensa dependencia tanto física como psicológica. Presenta un grave síndrome de supresión al dejar el consumo.

Efectos físicos Anestésico local Energizante cerebral Insomnio y Anorexia Aumento de pulso, temperatura, frecuencia cardiaca y respiratoria. Vaso constricción y dilatación pupilar.

Se presentan múltiples síntomas físicos como ojos vidriosos, tos crónica, taquicardia, dilatación pupilar, pérdida de sueño, irritación y sangrado nasal, elevación de tensión arterial, sudoración o escalofríos, nauseas o vómitos, alucinaciones visuales y táctiles, gripas crónicas y pérdida del apetito.

Efectos psicológicos: Producen sensación de euforia y de extrema seguridad en si mismo además de un estado de alerta intenso, seguido de depresión. Provoca actitudes agresivas y temerarias, así como estados de paranoia. Cambios en el estado de animo.

También los cambios conductuales son numerosos; euforia, agresión, grandiosidad, estado de alerta, agitación psicomotriz, sentimientos paranoicos y deterioro en el proceso de pensamiento.

El consumo de la cocaína se asocia con poder, prestigio y dinero. Se cree que la cocaína aumenta lo potencia sexual y la seguridad en sí mismo, que da mayor claridad mental y que posibilita un mejor rendimiento en las labores escolares y deportivas. Estos siguen siendo mitos, puesto que en la realidad la persona que utiliza cocaína pierde dinero, ya que es extremadamente cara; el prestigio que le ofrece es únicamente en el medio en donde se consume.

La cocaína produce desinterés sexual y llega a causar impotencia. El consumidor se vuelve altamente inseguro, sobre todo al dejar de usarla, pierde la capacidad de coordinar un pensamiento lógico y coherente; provoca un deterioro paulatino en la capacidad de aprendizaje.

El mecanismo de acción de la Cocaína implica a las Catecolaminas y muy en especial a la Dopamina (neurotrasmisor asociado con las sensaciones placenteras, provocando un exceso de estimulación).

Esta droga aumenta la eficacia sináptica de la Dopamina e inhibe su recaptura lo que genera un estado de excitación y aumento de la energía mental y física, desaparece la fatiga y se eleva el estado de ánimo. Cuando la cocaína es mezclada con carbonato de manganeso por algunos comercializadores, puede provocar síntomas parecidos al mal de Parkinson. Además de la dopamina, la cocaína incrementa enormemente los niveles de adrenalina, elevando la presión sanguínea y el ritmo cardiaco.

Al contraer los vasos sanguíneos, reduce el aporte de sangre al corazón, mientras que la adrenalina exige mayor actividad; esta contradicción provoca enfermedades cardiacas severas. Asimismo, produce lesiones perforantes en el tejido de soporte de la nariz desde la primera vez que se aspira, rinitis, sangrado nasal, sinusitis y dificultad para respirar. Cuando se fuma, produce bronquitis y edema pulmonar.

Aunque los efectos inmediatos son una sensación de euforia, claridad mental y alta sociabilidad, estos efectos son utilizados para atraer a más adictos, éstos difícilmente están conscientes de que posteriormente aparecen síntomas dañinos y aterrorizadores, como depresión, impotencia, irritabilidad, ansiedad, insomnio, incapacidad de concentración, alucinaciones táctiles (gusanos en la piel), paranoia, psicosis (muy similar a la sufrida en la esquizofrenia), comportamiento violento, taquicardia y vómito.

Pero existe una droga aún más peligrosa: el crack, que es la forma más potente de cocaína y está considerada como la droga más adictiva

El crack son piedras o cristales blancos o amarillentos con un olor dulce y agradable. Se fuma en pipa y se utilizan para su consumo pequeñas botellas de vidrio, pipas de agua, mecheros, probetas, pipetas y tubos de vidrio conocidos como las estufas del crack. Se le conoce como base, baserola o base-ball.

Síndrome de abstinencia: Fase DE CRASH: de 9 hrs. a 4 días. Agitación, ansiedad, depresión. Fase Anhedonica o de Privación: de 1 a 10 semanas. Desinterés, Desmotivación, Compulsión intensa por consumir. Fase de extinción del comportamiento: Después de 10 semanas y desaparece la compulsión por el consumo.

Cómo Actúa la Cocaína en el Cerebro

Primero veremos cómo se comunican las células del cerebro (neuronas), llamada neurotransmisión.

Diferentes partes del cerebro regulan distintas funciones. En la primer escena se puede observar las regiones cerebrales que controla tales cosas, como son: el movimiento, pensamiento, el juicio, la memoria, y "la gratificación", o el sentimiento de placer que viene posterior al hace algo agradable (saborear un pedazo de pastel, recibir una felicitación, etc.).

Los científicos opinan que todas las drogas de abuso, como la cocaína, el alcohol, la nicotina, y la heroína, activan la senda de la gratificación cerebral, mostrada en la segunda escena. La senda de la gratificación abarca el área ventral del tegmento (VTA), el núcleo accumbens, y la corteza prefrontal

Las señales viajan a lo largo del circuito de la gratificación (y a través de otras áreas del cerebro) a lo largo de una red de neuronas, o células nerviosas, en forma de impulsos eléctricos --como se translada la electricidad a traves de una red de alambres.-- Éstas son las neuronas en el circuito de la gratificación cerebral (donde las drogas de abuso actúan), observe el "acercamiento" de la siguiente escena . La animación muestra cómo los impulsos seguirían el conducto de el axon de una neurona asta el final de la terminal del axon, salta a la próxima neurona, y continúa a través de esa neurona, en una escena posterior veremos con más detalle el desplazamiento del impulso en las neuronas.

En la siguiente escena vemos un "closeup" de la hendidura entre dos neuronas, llamada sinapsis El impulso de la misma manera que una corriente eléctrica no puede cruzar una abertura como eléctricidad, lo cruza mediante un mensaje químico por medio de "mensajeros" llamados neurotransmisores (en color lila), que pasan a la membrana nerviosa de la siguiente neurona y descarga su contenido generando otro impulso eléctrico.

La cocaína puede inhalarse, fumarse (en la forma de "freebase" o "crack"), o inyectada. Cuando se inhala, por medio de la nariz, entra en el torrente sanguíneo por la vía de las membranas mucosas y se trasmite a través del cuerpo al cerebro dónde actúa para producir su característico "climax." Cuando se fuma, entra en el torrente sanguíneo a través de los pulmones y se traslada al cerebro. Si se inyecta directamente en el torrente sanguíneo (intravenosa), la cocaína ingresa el cerebro muy rápidamente.

La función normal de la dopamina.

El hueco dónde una señal eléctrica salta de una neurona a otra se llama la hendidura sinaptica. En la fig. vemos en primer plano la hendidura entre dos neuronas. Puesto que el impulso no puede cruzar una abertura como impulso eléctrico, cruza como mensaje químico por medio de neurotransmisores como lo describimos anteriormente. Un neurotransmisor importante involucrado en la experiencia placentera se llama dopamina.

Aquí, la dopamina, mostrada en amarillo, se elabora en el ápice de la neurona y es empaquetada en contenedores llamados vesículas. Cuando un impulso eléctrico llega al final de la neurona, la vesícula pasa a la membrana nerviosa y descarga su contenido de dopamina en la hendidura sinaptica. La dopamina cruza el hueco y se adhiere a los sitios receptores, en la membrana de la siguiente neurona. Cuando la dopamina bloquea un receptor, varias acciones tienen lugar en esa neurona: ciertos iones, mostrados en verde, salen o entran, y se descargan ciertas enzimas o se inhiben. El resultado es que un nuevo impulso eléctrico se genera en esta neurona, y el "mensaje" continúa a la siguiente neurona. Después de que la dopamina ha saltado al siguiente receptor, eventualmente se cae de nuevo y es removido de la hendidura sinaptica y regresado dentro de la primera neurona por las bombas captación (uptake pumps). (Para que una transmisión nerviosa sea normal, es importante que la dopamina no se quede en la hendidura.)

Cuando se agrega cocaína

Esto es lo que pasa a la transmisión de las células nerviosas cuando la cocaína, mostrada en rojo, entra en el circuito de la gratificación cerebral. La cocaína se adhiere a las bombas de captación (uptake pumps) que actúan para quitar la dopamina de la sinapsis. Mayor cantidad de dopamina se acumula en la sinapsis, produciendo sentimientos de intenso placer.

.

Desgraciadamente, el uso de prolongado de la cocaína, causa que el cerebro se adapte, y llegar a depender de la presencia de cocaína para funcionar normalmente, por que la cantidad presente de dopamina natural es "regularmente baja" a la acostumbrada por el usuario. Entonces, si la persona deja de usar la cocaína, al no existir bastante dopamina en la sinapse, la persona experimenta el opuesto del placer --depresión, fatiga, y el humor decaido -. Los síntomas directos de este malestar, se llama síndrome de supresión. Incluso mucho tiempo después de que la persona ha dejado de usar la cocaína, las anormalidades cerebrales pueden persistir, causando sensación de malestar y anhelando más de la droga para remediar estos sentimientos.

 


. . .Estimulantes Alucinógenos...