Adicciones y Tratamientos

Las dos caras de la misma moneda

La anorexia-bulimia son patologías complejas, por una parte su descripción clínica presenta aspectos de una uniformidad, repetición, monotonía y serialidad fenoménicos y por otra parte, su difusión parece haber adquirido variabilidad sintomática.

Para la óptica lacaniana anorexia y bulimia son las dos caras de una misma moneda, son fenómenos que se dialectizan entre sí, y bajo esta visión hay una dificultad para considerarlos como dos síndromes separados. Por otra parte es importante articular el diagnóstico de acuerdo a una prospectiva psicodinámica, superando el modelo descriptivo-fenomenológico del DSM-IV que no tiene en cuenta el hecho que los individuos que sufren de estos disturbios alimentarios pasan el curso de los años de una forma a otra del trastorno; en general se pasa de la forma anoréxica a la forma bulímica.

La Anorexia y la Bulimia están más allá del principio del placer. Comer hasta reventar o rechazar la comida hasta morir de hambre son posiciones del sujeto que resultan incomprensibles si se recurre a la lógica hedonística del principio del placer, o a la lógica adaptativa del principio de realidad. El sujeto realiza todos los efectos de una forma de goce que excede el marco equilibrado del principio del placer y que rehúsa como tal la imposición de la educación pulsional dictada por el principio de realidad, ya que para alcanzar su goce tanto la anoréxica como la bulímica no dudan en poner en peligro su vida.

La anorexia-bulimia son dos fenómenos que comparten una lógica única, dividida en dos tiempos y encarnada en un discurso preciso.
Se presenta una alternancia cíclica entre anorexia-bulimia. La lógica que inspira el discurso anoréxico-bulímico es una sola. Se trata de evidenciar la dialéctica entre la pulsión y el Ideal.
Esta lógica tiene en general una primera articulación de tipo anoréxico y solo en un segundo momento tiende a transformarse en bulimia.
El ideal del cuerpo delgado, regula la lógica del discurso anoréxico-bulímico.
La anorexia-bulimia implican en modo dramático al cuerpo; a lo real del cuerpo:
En la bulimia el cuerpo explota, en la anorexia el cuerpo muere porque está desnutrido, hambreado.

Anorexia y Bulimia no son simples alternativas en antagonismo, sino las dos caras de una misma moneda:
" La anorexia realiza una apropiación a través de una identificación idealizante y una práctica de privación.
" La bulimia manifiesta la caída de este ideal que cede bajo los golpes de una compulsión a la repetición desenfrenada.

En la clínica actual, la anorexia del tipo "restrictivo" es poco común. La anoréxica restrictiva es simplemente aquella que rechaza la comida y vive de nada. Esta figura "pura" de la anorexia mental está en vías de extinción.
El cuadro clínico más frecuente es, en cambio, el de la anorexia-bulimia, es decir anoréxicas de 20-25 Kg., que tienen episodios de atracones más o menos frecuentes y que mantienen bajo el peso a través del vómito, la hiperactividad y/o el uso exagerado de laxantes.


Elementos Compartidos y Comparativos de la Bulimia y la Anorexia.

  • En ambas hay un temor mórbido a la gordura y búsqueda de la delgadez.
  • La influencia sociocultural valora la figura delgada.
  • El 85-90% de la población afectada corresponde al género femenino.
  • La anoréxica presenta dificultad en leer sus estados y sentimientos (hambre, ansiedad, tristeza) .
  • La anoréxica es mas capaz de ejercitar la voluntad para controlar las ansias de comer.
  • Las bulímicas tienen mayor conciencia de los estados internos y también menor capacidad de controlar sus impulsos.
  • Las bulímicas presentan a veces trastornos de conducta asociados como hurtos, abuso de alcohol o drogas, y gestos auto mutilantes.
  • Las anoréxicas suelen tener antecedentes de haber sido niñas ejemplares hasta antes de la aparición de los síntomas.
  • La menstruación suele estar ausente en la anorexia y ser irregular o ausente en la bulimia.
  • La bulímica es sexualmente activa y algunas veces incluso, promiscua.
  • La anoréxica es sexualmente inactiva también a nivel de deseo.
  • A la bulímica su conducta alimentaria le resulta anormal, le genera gran angustia y consulta a un terapeuta espontáneamente pidiendo auxilio para controlarla.
  • La anoréxica niega tanto el hambre como su enfermedad. Su conducta alimentaria le parece normal y suele considerarla motivo de orgullo. Es excepcional que acuda espontáneamente a consulta.
  • La bulímica puede cursar durante años sin tratamiento porque oculta su sintomatología.
  • La anoréxica , de aspecto emaciado hace evidente fácilmente su enfermedad.
  • La bulímica suele tener un aspecto saludable e incluso puede estar con sobrepeso.
  • La bulímica puede morir por paro cardíaco por desequilibrio electrolítico o por suicidio.
  • La anoréxica rara vez se suicida.
  • La edad de presentación es mayor en las bulímicas.
  • La anoréxica suele ser mas introvertida y retraída socialmente.
  • La bulímica generalmente es extrovertida y con una vida de relación activa.